La Junta de Castilla y León me pide en la oficina virtual que compre una licencia de Windows

 Hace unas semanas me dispuse a realizar un trámite que he realizado con anterioridad en numerosas ocasiones, aunque siempre de forma presencial en la Junta de Castilla y León. No es particularmente complicado pero requiere la entrega de documentación de forma física, por lo que el beneficio de realizarlo online respecto a ir a la ventanilla es muy pequeño. Sin embargo, y dado que aún no había probado la nueva Oficina Virtual de la Administración Tributaria de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, decidí echarlo un vistazo por si el procedimiento había mejorado y ahora era posible realizarlo sin descargar el programa de ayuda PADIA e ir a la oficina físicamente. Por desgracia, el resultado fue el que podéis ver en la imagen, un mensaje que dice al usuario cuando accede desde un navegador diferente a Internet Explorer:

“Para utilizar la oficina virtual de la Consejería de Hacienda debe conectarse con el navegador Internet Explorer”.

Como hace ya varios años que no dispongo de ningún ordenador con sistema operativo Windows así acabó mi intento de realizar el trámite de forma telemática, esto es, con un sonoro aunque afortunadamente rápido fracaso online. Después de ver el mensaje no me quedó más remedio que abandonar la oficina virtual, descargar el formulario como en ocasiones anteriores, rellenarlo a mano y perder las dos horas de rigor en ir a la ventanilla a registrar el trámite en vez de estar trabajando.

Por supuesto y por desgracia, el caso de la Junta de Castilla y León no es único, sino que la sensibilidad hacia los estándares abiertos en los sistemas de administración electrónica de las administraciones públicas españolas deja bastante que desear. En el lado positivo está el hecho de que se anuncie la limitación de forma tan clara. Aunque no lo advertían, en otras oficinas virtuales de administraciones locales, autonómicas o del estado también me he encontrado con la imposibilidad de realizar un trámite desde un navegador diferente de Internet Explorer o de un sistema operativo diferente a Windows. Y en esos casos el resultado ha sido que he perdido varias horas hasta que finalmente he desistido y he descargado el formulario para rellenarlo en papel y enviarlo por correo. Por favor, sirva este ejemplo para que las administraciones públicas no obliguen a los ciudadanos a pagar licencias de sistemas propietarios fabricados por empresas privadas para hacer tareas que deben ser gratuitas para los ciudadanos, porque además son obligatorias para ellos. Y de forma especial para que lo tengan en cuenta cuando renueven sus sistemas.

Publicado por Jose L. Marin en su blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: